Nada en la Maleta

Aprendiendo a vivir

La mejor conexión con los demás

| Sin comentarios

Hoy venía conmigo en el viaje de vuelta.

Sus palabras, sus pensamientos…su corazón. Y de eso me hablaba, del corazón, y del amor que siento por esta tierra, por esta vida.

Tardé un rato en comprenderlo. Ya lo había visto antes, pero hay veces que las cosas se nos olvidan. Afortunadamente, siempre hay alguien que nos las puede recordar, si escuchamos.

– No es tu inteligencia – me decía-. No son tus capacidades. Cada uno ha elegido unas, para venir… para jugar. Pero hay una que todos poseemos, y es la capacidad de amar.

– No es tu inteligencia, no son tus ideas, no son tus capacidades, aunque sean muchas… esos son sólo los vehículos para transportar lo que realmente conecta. Es tu corazón lo que conecta con los demás. Es tu corazón lo que conecta con la gente.

– Es poner tu alma, y ese corazón, en tu propia vida. Es ofrecer tu alma, tu pasión, tu amor, a los demás. Tu comprensión, tu apoyo, tu afecto, tu mano. Estar ahí, cuando lo necesitan… y cuando no lo necesitan.

– No es tu comprensión, aunque ayude. No son tus explicaciones, aunque ayuden. No son los vehículos que utilizas. Es con tu corazón con lo que resuenan. Es con tu capacidad de amar con la que conectan, y les recuerdas, que ellos también pueden hacerlo.

– No son tus respuestas, las respuestas las tienen ellos.

– No son tus respuestas. Es tu corazón.

– Abre el corazón. Ábrelo a tu vida.

– No importa lo que elijas. Elige un sueño, cualquiera, y ponle el corazón y el alma. Pónselo a toda tu vida, a través de lo que haces, a través de lo que aprendes, a través de lo que experimentas.

– Es tu vida la que se comparte con los demás. Ese es el vehículo real. Esta vida, compartida con los otros, y puesto tu corazón, tu alma, tu amor, en ella, lo que les ayudará a encontrar la suya. Deja que ellos resuenen.

– Es tu enorme capacidad de amar.

– Esa es la respuesta a todas tus preguntas.

Hoy venía conmigo en el viaje de vuelta, y me dejó el regalo de la comprensión de mi propia alma.

0 comentarios

Deja una respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.