Nada en la Maleta

Aprendiendo a vivir

Un faro en la niebla

| Sin comentarios

Querido amigo, hoy han venido a visitarme.

Allí estaba, como un faro en medio de la niebla, y han aparecido.

Han traído buenas nuevas: los espacios se están estrechando. La gente llega.

Todo se recoloca en su lugar, vuelve a tomar su posición.

Observo el mundo y sus movimientos. Son rápidos, a veces, incluso, desesperados, tratando de encontrar una solución. Trucos, atajos, vías rápidas para alcanzar metas que se proponen para salir de donde están, pero siguen dando vueltas, como enredados en una madeja.

No todo es así, ya sabes… pero a veces me encuentro de nuevo observando las prisas, la búsqueda de respuestas.

“Cómo conseguir esto”… “5 pasos para hacer lo otro”… “Las 3 ideas que no te puedes perder”…

Me recuerda a esas películas del oeste. Vendedores en carromatos, con tónicos milagrosos que curaban todos los males.

¿Es acaso mentira? No, en absoluto. Es su verdad. Nuestra verdad.

Sólo me pregunto cuántas de esas vías rápidas sirven realmente a la gente. Cuántas van más allá de un truco publicitario para atraer al lector.

¿Cuánto nos metimos nosotros también en el juego?

Me gustan los números. Me gustan…

“3 pasos para conseguir la felicidad”. Realmente, es así de sencillo.

Lo es. Ambos lo sabemos. Por eso nos divierte el juego.

Como aquellos cuentos visuales… “¿Dónde está Wally?”

Es más fácil distinguir cuando sabemos qué buscamos. Podemos decir que no a todo lo demás.

¿Se sienten bien realmente o, en el fondo, saben que es un truco? ¿Cuántas vueltas más quieren dar? Nadie los puede engañar, porque son sabios, y conocen todas las respuestas, pero pueden elegir no escucharse.

Sin embargo, el poder que tienen dentro, el amor, esa sabiduría, traspasa todas las fronteras y deshace todos los espejismos.

Creer en sí mismos, en lo que sienten, en que son capaces de crear mundos enteros. Elegir esa visión y ver que las puertas están ya abiertas. Van apareciendo ante ellos.

Confiar en su interior. Ya tienen las respuestas. Ya saben cómo hacerlo.

Con que sientan eso, podrán ver cómo el siguiente paso se ilumina y se deshacen las brumas, los anuncios de neón, los caminos ilusorios.

Ellos son los faros en la niebla.

Deja una respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.