Nada en la Maleta

Aprendiendo a vivir

Prefiero la libertad al equilibrio

| Sin comentarios

– ¿Qué prefieres? – me dijo – ¿permanecer en equilibrio o saber volver a él?

– ¿Tengo que elegir? Me gusta estar en equilibrio, si eso da la paz, pero también sé que no siempre voy a estar en él, que me gusta sentir y, más que gustarme, es como una fuerza que me lleva cada día a una experiencia diferente, así que también querría saber no estar en él y volver a él, cuando sea el momento.

– ¿Y qué es para ti ese equilibrio?

– No lo sé exactamente. Quizá tendemos a pensar que ser una persona equilibrada es ser alguien que no tenga altibajos emocionales, sin embargo, las emociones forman parte de nosotros, y no veo cómo se puede “medio-sentir” una emoción. Dicen que emoción viene del latín emotĭo, que significa “movimiento o impulso”, “aquello que te mueve hacia”, así que el equilibrio lo veo, más bien, como saber vivir tus emociones, tu humanidad, no evitarlas sino aprender a disfrutar de la tormenta. Cuando lo he pasado peor ha sido cuando no he podido expresar lo que soy, tal como soy, por la visión que otros pudieran tener de mí y su reacción. Es algo que no se nota, que parece que no está ahí. Crees que, simplemente, estás siendo fiel a tus valores y principios. Es algo que no ves, hasta que lo ves, hasta que descubres la liberación que sientes al no encorsetarte más, al mostrarte, sea lo que sea lo que veas. ¿Será eso falta de equilibrio? No lo sé, pero si lo es, tampoco me importa. Si lo es, entonces, prefiero la libertad al equilibrio.

Deja una respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.