Nada en la Maleta

Aprendiendo a vivir

Valora tu soberbia y podrás ver tu humildad real

| Sin comentarios

– ¿Cuántas cosas te has negado en tu vida?

– Muchas

– ¿Me darías un ejemplo?

– Cuando me negaba a comparar mi inteligencia con la de los demás, por no ser vanidosa y, a la vez, me agradaba escuchar que lo valorasen.

– ¿Eres inteligente?

– Sí, mucho.

– ¿Qué importancia tiene eso?

– Ninguna, en realidad. Todos tenemos el grado adecuado a lo que necesitamos para vivir nuestras experiencias, pero en el mundo en que crecí era algo muy valorado. Mis hermanos creían que no eran tan inteligentes como yo, y nunca lo vi así. Sólo usaron esa inteligencia para otras cosas, en lugar de los números. Pero yo no quería que los consideraran menos por eso. Quería ver en ellos la libertad y el ser valorados que pensaba que otros no me darían a mí si no fuera tan inteligente. Yo recibía atenciones por eso.

– ¿Y ahora?

– Ahora ya no quiero demostrar lo que soy. Sólo vivirlo. Si nací con ciertas cualidades, seguro que hay una razón importante. Descubrí que nos gusta tan poco mostrar nuestros defectos como nuestras verdaderas virtudes. Si lo hacemos, se nos exige que sea con humildad, o se nos tacha de soberbios. No te puedes salir demasiado de la actitud esperada. Pero eres bueno, eres buena en algo, seguro, y si eso es un don, lo tienes por un motivo importante. Dale el valor que tiene. Mi mayor don no es mi inteligencia, pero sí es una parte de mí. Valora todo lo que eres, en lo que no eres como otros, sea lo que sea. Valora tu soberbia y podrás ver tu humildad real. Valora tu don real y dejarás de competir, porque ya no necesitarás la valoración de otros. Valora todo lo que eres y muéstralo. Sólo así verás y te verán con claridad.

Deja una respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.