Nada en la Maleta

Aprendiendo a vivir

Cuando eres tú, te expandes. Cuando no, te contraes.

| Sin comentarios

Oía una llamada acuciante. Sus voces sonaban de nuevo.

Allí estaban, diciendo: “ven, ven y mira”.

Y yo sentía un fuerte impulso, así que dejé lo que estaba haciendo y fui. Aún los oigo llamándome.

“Observa” – decían – “No hagas nada, sólo observa. Mira cómo se expande”

Era una sensación maravillosa. Ver cómo yo misma me expandía en todas direcciones, allí, desde el centro, sin mover nada y, a la vez, todo moviéndose.

Por la mañana había ocurrido algo. Algo en el interior. Fue una comprensión interna y una decisión, y ahora veía cómo todo se movía, cómo esa decisión afectaba a todo lo que emitía.

Claridad, visión… Observaba cómo funcionaba todo. Cómo, al actuar y decidir desde quienes realmente somos, nos expandimos y, cuando lo hacemos como reacción a la influencia de los demás, nos contraemos.

Cuando somos nosotros mismos, cuando nos encontramos, se nos abre el corazón. Cuando no, se cierra.

¿Puedes sentirlo?

Piensa en una situación. Ponte en medio de ella y observa cómo te sientes.

¿Te expandes o te contraes? ¿Se abre o se cierra tu corazón?

Ahí tienes la pista. En el primer caso, eres realmente tú. En el segundo, no.

Cuando sientes y decides como quien realmente eres, creces. Se nota. Es una sensación física y tan real que la puedes respirar.

Piensa de nuevo en la situación que has elegido. Si la forma de enfocarla te lleva a contraerte, algo en ese enfoque no es coherente contigo, no eres tú. Puede ser algo que no quieres, o incluso un hábito aprendido. Sólo has de saber que no eres tú y dejar espacio para que lo que sí eres aparezca por sí solo.

Déjate espacio. Fíjate en lo que sientes y ábrete a ello. Deja que salga. Sin hacer nada, sólo dejarlo, permitirlo, escuchar.

Sentirás cómo te expandes, cómo se abre tu corazón, y una sensación de alegría interior y de libertad como hacia tiempo que no sentías.

Eso fue lo que me pasó.

Aún oigo su llamada.

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.