Nada en la Maleta

Aprendiendo a vivir

Para volar, hay que dejar el suelo

| 0 Comentarios

Querido amigo, parece como si el mundo se moviera más despacio.

Aún cuando dicen que todo se está acelerando, yo disfruto de paz y tranquilidad, aquélla que tanto pedí.

Pequeños detalles, sucesos, cruzan los días, pero, en general, todo está en calma, aparentemente.

Hoy he avanzado en uno de los caminos que elegí. Tiene muchos detalles, así que me ha llevado todo el día. Aún así, me voy a descansar con el sentimiento de que he dejado acabado el tramo de hoy. ¿Quién sabe cuándo avanzaré un poco más?

Me gusta dejar las cosas acabadas, aunque sea paso a paso.

Me ha hecho mucha ilusión leer tu última carta. Veo las risas de los niños a través de tus palabras.

Luz, colores, espacio para jugar y descubrir. Pueden hacer cosas increíbles, cosas que nos habíamos auto-convencido de que no podíamos hacer.

Y estamos creando ese espacio.

Como aquella vez, cuando el envoltorio de la naranja voló hacia mis manos. ¿Recuerdas?

Un guiño del destino.

Ellos están alcanzando mucho más. Se sienten libres.

Y esa libertad interior les permite ver, y volar.

Saltemos al vacío. Para volar, hay que dejar el suelo.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.