Nada en la Maleta

Aprendiendo a vivir

Sentir sin padecer

| 0 Comentarios

Si supieras lo hermoso de los sentimientos… Todos, sin excepción.

Y la libertad de movimiento de la energía cuando fluyen libremente, tal como se sienten, sin bloqueos, sin condiciones.

Nunca había sentido tanto amor ante la tristeza. Como si viera fluir todos los sentimientos del mundo. Sentirlos y, a la vez, observarlos, sin estar del todo ahí.

Hay grandeza en nuestro interior, y podemos verla cuando liberamos lo que hemos ido almacenando dentro.

Sentir deja de ser tan costoso y se convierte en lo más bonito de la vida.

No hay nada más allá que nuestros sentimientos y sensaciones. Esa es nuestra experiencia.

Todas las pequeñas cosas han desaparecido. Ha llegado ella y han vuelto al sueño del que salieron. Es la hora.

Cuando abres la puerta por primera vez, todo lo que estaba retenido sale de repente. Hay que aguantar el tirón, soltarlo, observarlo, sentirlo y dejarlo marchar. Pero después, todo es luz, una luz que no se ve, sólo se siente. No hay nada más. No necesitas nada más.

Y ahí, eres libre de hacer lo que desees. Siempre lo has sido. Ahora, lo sientes.

Hay infinitas historias que contar.

¿Cuál es la tuya?

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.