Nada en la Maleta

Aprendiendo a vivir

Crecer y encontrar la paz

| 2 comentarios

Querido amigo, quizá la llamada de los árboles tenía una doble misión. Y la segunda era inyectar un poco de esa calma y visión suya para poder aflorar nuevos recuerdos.

El mundo que vemos a nuestro alrededor va mostrándonos sucesos, circunstancias, para sacar lo que llevamos en el interior.

Aprender a mirar el mundo como lo que es, una gran oportunidad. Quizá esa sea la mayor aventura.

Una oportunidad de conocernos, de sacar a la luz lo que aún no hemos visto, o lo que vimos y aún no hemos atendido.

No siempre se producen torbellinos, a veces es sólo como un poco de oleaje, pero si observas, lo ves.

Hoy caminaba conmigo. Me mostró las distintas capas que tenemos, y para qué las tenemos. No deseamos estar siempre en alerta, aunque muchas veces es así, y por eso deseamos minimizarlo.

Ningún animal en la naturaleza permanece constantemente alerta, es un estado de estrés, útil, pero puntual. Y aprender a gestionar las circunstancias sin estrés, tan sólo en ocasiones puntuales, y distinguirlas, es la verdadera madurez.

Madurez emocional, no por tapar u obviar esas emociones, sino porque cada una ha sido gestionada y liberada en el momento que le correspondía.

El mundo es una oportunidad, de vernos a nosotros mismos.

Y, una vez que nos hemos visto, lo que estaba almacenado, elegir una nueva opción, una nueva imagen, una nueva visión de nosotros mismos.

No importa lo grandes o pequeñas, difíciles o fáciles que sean tus circunstancias. Si estás ahí, es porque puedes hacerlo, puedes encontrarte en ellas y liberarte. Puedes crecer y encontrar la paz.

2 comentarios

  1. Sí, gracias, me quedo con “Si estás ahí, es porque puedes hacerlo, puedes encontrarte en ellas y liberarte”. Estoy estirándome interiormente, eso es incómodo, pero la recompensa finalmente para ver las cosas desde una visión más amplia, es invaluable. Un abrazo.

Deja un comentario

Los campos requeridos estan marcados con *.