Nada en la Maleta

Aprendiendo a vivir

Una escuela de vida

| 0 Comentarios

Querido amigo, ayer fue un día insólito.

Muchas cosas pueden pasar en un instante.

Ya terminé mi última tarea. Es bonito el resultado. Y el proyecto continuará un poco más, a otro ritmo, más pausado.

Es otra pieza del puzzle que ya ha encajado en su lugar.

Hoy me apetece meditar un rato, volver a hablar con ellos, si están ahí. O con ella.

Tengo algunas preguntas.

Si alguna me contestan en estos días, te llegará en un mensaje.

¿Cómo estás tú? ¿Cómo va nuestra Escuela? Ayer la vi.

Una escuela para aprender a vivir, de otra manera.

Para aprender a ser libre.

Para soltar los condicionamientos, las normas internas, las creencias que no apoyan a quienes somos.

Una escuela donde aprender a vivir las situaciones que se nos presentan y madurar emocionalmente.

Sólo es eso, que aún somos niños.

Niños que no siempre se han permitido ser ellos mismos.

Una escuela para crecer como los maravillosos seres que somos y seguir jugando y disfrutando como los niños que siempre fuimos.

Para ayudar a otros a aprender mientras nosotros andamos también el camino.

Una escuela donde experimentar y encontrar caminos alternativos en nuestro interior, por los que circular en el exterior.

Donde aprender a vivir con nosotros mismos.

Querido amigo, gracias por cuidar de ella mientras sigo mis aventuras. Gracias por tu magnífica labor.

Sabes que, aunque no te escribiera, estaría ahí contigo. Pero me gusta escribir y que te lleguen también mis pensamientos. Que transporten esta onda de luz y cariño.

Pronto nos veremos.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.